¿Qué es el carnismo?

Carnismo es la ideología o sistema invisible de creencias que nos condiciona a comer ciertos animales. Es un concepto acuñado por Melanie Joy, autora de Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas.

«El carnismo nos enseña a no pensar, a no sentir nada hacia estos animales. Comer carne se considera un hecho, no una elección”. Se sustenta en las tres “n”: Normal, Natural, Necesario. Es lo opuesto a veganismo. «Carn” significa “carne” o “de la carne” e “ismo” se refiere a un sistema de creencias. Cuando comer animales no es una necesidad es una elección y las elecciones proceden de creencias. El carnismo es, pues, un sistema de creencias dominante «siempre se ha hecho así» y de extrema violencia hacia los animales considerados comida en cada cultura (incluidos huevos, leche y miel). Es, por tanto, un sistema de opresión alentado por un ejercicio injusto de poder, basado en el especismo antropocéntrico.

Defensas del carnismo (todos los sistemas de opresión tienen sus defensas, invisibles y naturalizadas):

  1. Negación: Lo que no se nombra no existe. Ni se nombra el carnismo ni se nombra a las víctimas.
  2. Justificación: las 3 «n».
  3. Distorsiones cognitivas: creamos categorías rígidas (animales que se comen) y los cosificamos (pechuga, contramuslo, filete).

¿Por qué es tan importante visibilizar el carnismo? Porque comer animales no es una cuestión personal ni pertenece al ámbito de lo privado, sino que responde al conjunto de ideas y presupuestos creados por este. Hacerlo visible, cuestionarlo, presentar alternativas (el veganismo), es labor del activismo antiespecista.